Logran controlar las bacterias en los campos petroleros

Open-uri20171016-21850-10257l9

Foto: Cortesía Instituto Colombiano de Petróleo (ICP)

Investigadores de Ecopetrol y la UIS crean método para identificar y destruir microbios corrosivos.
espanhol01.10.2017, El Tiempo
Por: Bucaramanga 
 
Un grupo de expertos de Ecopetrol y la Universidad Industrial de Santander (UIS) desarrollaron una investigación en la que se aplicaron los principios de la biología molecular para detectar el ADN de más de 200 especies de bacterias que generan corrosión y acidificación en los yacimientos de hidrocarburos, que generan daños en la infraestructura petrolera.
 
Rodrigo Torres, líder del laboratorio de biotecnología del Instituto Colombiano de Petróleo (ICP), explicó que este trabajo permitió conocer las comunidades de microbios presentes en las aguas de producción e inyección, su diversidad y abundancia, lo cual posibilita proponer, también desde la biología molecular, las soluciones tecnológicas para mitigarlas.
 
Básicamente, lo que los investigadores hicieron fue extraer el ADN de 200 bacterias de las más de 3.500 especies que han sido halladas en campos petroleros como La Cira-Infantas, Casabe, Cantagallo y en la región de la Orinoquia, para con ello determinar su género, especie y número, permitiendo su cuantificación.
 
Dentro de un campo de petróleo, según el investigador, hay unas 3.500 especies de microbios, y los que generan los problemas son los productores de ácido en el agua y los que crean el ácido sulfhídrico. Estos microorganismos son los que acidifican el crudo, y eso hace que su procesamiento sea más costoso, pero, además, dañan los equipos y tuberías del yacimiento al corroerlos, y esto provoca que la producción baje.
 
De hecho, agrega, en un yacimiento hay tubos a más de 9.000 metros de profundidad, y arreglarlos por corrosión es complicado.
 
El proyecto incluye tres fases: la primera, de detección y conteo de las bacterias; la segunda, el control microbiano mediante el uso de metodologías para su destrucción y con ello evitar que se reproduzcan; y la tercera, la protección del yacimiento.
 
En la fase de detección se obtiene el alfabeto de las bacterias, amplificando el ADN y usando herramientas para identificar todos los microorganismos presentes, para lograr información, por ejemplo, de cuáles son productoras de ácidos, nitratorreductoras o sulfatorreductoras.
 
De igual manera, aplicando el sistema Elisa –empleado en las pruebas de embarazo o para el diagnóstico del VIH–, se está desarrollando un método de detección inmunológica de bacterias, tras lo cual se proponen los tratamientos adecuados para asegurar la calidad del agua de inyección y de producción.
 
Estos métodos de biología molecular pueden reducir de 14 días a horas o minutos el tiempo de identificación de los microorganismos presentes en un campo petrolero, lo cual tiene un impacto en la disminución de costos en la operación.
 
Para la etapa de control, haciendo uso de la nanotecnología, los investigadores están desarrollando alternativas de optimización de biocidas convencionales y obtención de nanobiocidas que ingresen a la bacteria y la destruyan, controlando su población.
 
“Con esto hacemos optimización de dos cosas: tiempo y dosis. Para evitar que los microorganismos creen resistencia bacteriana y se contamine el campo, y para mantenerlos controlados”, precisó el líder del laboratorio de biotecnología del ICP.
 
Gracias a la investigación, se han obtenido varios productos tecnológicos, algunos en trámite de solicitud de patente.